¿Son posibles las relaciones a distancia?

  Foto:  Andrew Lee, dominio público

Foto: Andrew Lee, dominio público

Camila Ogallar- Atrás quedaron los días eternos sin saber nada del ser amado hasta el día del reencuentro. Hoy podemos estar conectados constantemente, aun a miles de kilómetros de distancia. ¿Pero es posible mantener una relación sin pasar tiempo “real” con alguien, es decir, sin compartir el mismo espacio físico y sin hablar si no es mediante una pantalla?

Es difícil, no imposible, pero hay que tener las cosas muy claras. La confianza debe ser el elemento fundamental, junto con la paciencia. Es importante que cada uno de los integrantes de la pareja tenga una vida organizada en el lugar donde se encuentre, y compartirla todos los días, aunque sea por WhatsApp.

¿Cuál es el tiempo límite?

Resulta necesario fijar un tiempo límite para realizar las visitas. Ya sea un mes o un año, la situación resulta más llevadera si sabemos cuánto falta para el reencuentro. Igualmente, si organizamos un plan que contemple que se trata solo de una etapa de la relación; no importa que sean años, lo fundamental es tener en mente que en algún momento la pareja podrá reunirse para vivir en la misma ciudad. Si no se establece un tiempo límite o un plan, podría resultar muy difícil sostener la relación.

Que la tristeza quede atrás

Una vez que se toma la decisión de seguir en una relación a distancia, sea el motivo que sea, hay que asumirla. Es necesario dedicar tiempo a uno mismo y socializar con otras personas; estar conscientes de que el estado de ánimo no debe regirse por las conversaciones que tengamos con la pareja; también ocupar tiempo en aquellos hobbies que hemos dejado atrás. No hay que ser emocionalmente dependientes.

No dejar pasar lo que nos molesta

Es normal dejar pasar los conflictos porque no queremos desperdiciar el poco tiempo que tenemos de charla en el día con nuestra pareja para discutir. Pero tenemos que saber que las relaciones se construyen y se refuerzan a través del conflicto. Esto no quiere decir que haya que discutir constantemente, pero muchas veces después de un problema y de una buena charla se “airean” las cosas de a poco. No hay que dejar pasar el tiempo y que al final explote.

No idealizar a la otra persona

La distancia puede hacer que obviemos la parte negativa de la persona amada. Todos tenemos aspectos malos y cargamos con problemas porque somos humanos, pero a veces nos estancamos en una etapa de enamoramiento falsamente prolongada. El tema es que cuando se produce el encuentro en vivo, el choque con la realidad puede ser devastador para la pareja.

En conclusión, llevar una relación a distancia no es imposible, pero implica un poco más de organización y paciencia que en una pareja que vive en la misma casa o en la misma ciudad. Resulta fundamental tener un plan que contrarreste la ansiedad, y también es de gran ayuda ver el lado positivo de encontrarse solo de vez en cuando, como la emoción de los días previos al encuentro, el tiempo de calidad, la no rutina o el extrañarse.

Mente positiva, paciencia y organización son la clave. ¡Anímate!

VidaTilde Communications, LLC