En el Mundial de Rusia, ocho equipos llevarán el idioma español a la cancha

 Foto: FIFA

Foto: FIFA

Francisco Machalskys- Avanzan inexorables los segundos que faltan para oír el pitazo inicial, marcando el curso de las emociones en esta nueva cita futbolística mundial de Rusia 2018. Y entre dribles, pases y golazos, de seguro se escuchará alguna que otra interjección en la lengua de Cervantes, alegremente representada por las ocho oncenas de países hispanoparlantes que lograron, con base en el mérito y el esfuerzo, su pase a tan esperada fiesta.

Así, las escuadras de España, México, Costa Rica, Uruguay, Colombia, Argentina, Panamá y Perú llegarán a poner la sal y la pimienta que caracterizan al inquieto gentilicio latino, ahíto de humor, reverberante de pasión y cátedra viva de jugadas para la historia.

La primera de ella, la ibérica, es también conocida como la Furia Roja, y desde 1920 viene dando de qué hablar en todas sus participaciones mundiales, que a la fecha suman catorce asistencias. En el 2010 hizo delirar al mundo cuando le arrebató la codiciada copa a Holanda, en un histórico 1-0 que aún hace rabiar al equipo de la Naranja Mecánica. En Rusia 2018 tendremos el gustazo de seguir la incidencia de Gerard Piqué, Andrés Iniesta y Thiago Alcántara como destacados.

México arriba a su décimo sexto mundial de fútbol, pese a que su oncena fue registrada formalmente ante la FIFA en 1929. También conocida como la Tricolor, la escuadra charra es una sólida maquinaria que se ha coronado seis veces campeona de la Confederación de Naciones Norteamericanas, Centroamericanas y del Caribe (Concafac), y se alzó con la presea dorada en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. La veremos lucirse en los campos rusos junto a su estrella Javier Chicharito Hernández, poderoso delantero coronado como mejor jugador de la selección en 2011.

La selección de Costa Rica, pese a contar con apenas cuatro asistencias a la máxima cita futbolística, es en su terreno el equipo más poderoso de Centroamérica; ostenta ocho victorias y cuatro títulos de finalista. Gracias a su creciente performance, después del mundial Brasil 2014, consiguió situarse entre las quince mejores selecciones del mundo, título que consiguió en parte gracias al driblaje de Bryan Ruiz, mediocampista clave en la conquista del pase al presente mundial.

Por su parte, hablar del trabuco futbolístico uruguayo es hablar del orgullo vivo de ser latinoamericano. Creado en 1901, el equipo uruguayo se ha ganado el pase al Mundial de Fútbol en 13 oportunidades y ha tenido el privilegio de alzar su copa en dos ocasiones (1930 y 1950), además del orgullo de ser el primer equipo campeón del mundo y el primer equipo latinoamericano en lograrlo. En esta ocasión, llega junto al gran Luis Alberto Suárez, delantero y máximo goleador del equipo, que a la fecha alcanza los 420 tantos en 653 partidos oficiales.

Conocida como la Tricolor o los Cafeteros, la escuadra colombiana es otra de las que va a guerrear a la cancha, razón por la que ha escalado posición entre los diez primeros equipos de fútbol, pese a solo haber asistido a seis encuentros mundiales hasta la fecha. Míticos jugadores como Carlos Valderrama y René Higuita surgieron de sus filas, y en la actualidad se luce con portentos como el centrocampista James Rodríguez, ganador de la Bota de Oro en Brasil 2014, y Radamel Falcao García, delantero que en el 2012 fue nombrado el quinto mejor jugador del mundo.

Y hablar de Argentina es, como en el caso de Brasil, hablar de una élite balompedística curtida por décadas de tradición. Le unen lazos más que geográficos con la oncena uruguaya, pues ha asistido a catorce ediciones del mundial y se ha alzado con la victoria en tres (una más que su escuadra vecina, respectivamente). Al enfrentarse con Uruguay, se estrenó en una contienda internacional, en 1903. Sin que sea sorpresa para nadie —ni siquiera para los neófitos deportivos—, la estrella y mejor arma de este equipo es Lionel Messi, delantero de fama mundial al que se cuentan unos 565 goles en 700 partidos oficiales. Y esto a pesar de sus no muy prominentes 1,70 metros de estatura que le han granjeado el cariñoso mote de la Pulga entre sus compañeros.

La selección peruana, la penúltima de habla hispana en obtener pasaporte para Rusia 2018, se ha medido en las arenas del mundial de fútbol en cinco oportunidades y obtuvo la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de la Juventud en 2014, así como fue dos veces campeona de la Copa América. En la actualidad brillan entre sus filas José Paolo Guerrero, capitán del equipo y delantero con un récord de 210 goles en 533 partidos, y Jefferson Farfán, delantero que ostenta el título del tercer goleador en la historia del fútbol peruano.

Y la última, pero no menos importante, es la oncena panameña, que está escribiendo historia, junto con Islandia, por ser la primera vez que asiste a un Mundial de fútbol. Jugó su primer partido internacional con México como rival, y llama la atención porque su batería está compuesta por jugadores de distintos países, entre los que destacan Colombia, Portugal, Eslovaquia, Chile y hasta Venezuela. A pesar de tan variopinta composición, la ficha líder de este equipo la representa el zaguero Román Torres, cuyo talento lo llevó a foguearse en las filas colombianas para sumarse definitivamente a su selección nacional desde 2005, donde sus esfuerzos se coronaron con creces el 10 de octubre del 2017, cuando marcó el gol que clasificó a su equipo para esta cita mundial en Rusia, por la puerta grande.

 Foto: FIFA

Foto: FIFA